¿Porqué esterilizar a mi gata?

La esterilización mediante el método quirúrgico denominado Ovariohisterectomía consiste en la extracción completa de los ovarios y el útero. Desgraciadamente hay demasiadas falsedades y mitos que dificultan la toma de decisión para llevar a cabo esta práctica, como por ejemplo:

  • Es conveniente que tenga al menos una camada, es tan sólo un razonamiento extrapolado de los humanos. Ya que no existen estudios que demuestren que aquellas hembras que han sido madres tengan menos probabilidad de tener tumor de útero o de ovario que aquellas que no lo han sido nunca.
  • Se le deben dejar los ovarios, para evitar un desequilibrio hormonal. Este proceso tan sólo ocurre en las mujeres, las gatas no sufren trastornos hormonales a causa de la esterilización.
  • Se va a quedar infantil. Si se esteriliza con anterioridad al primer celo se evitará al 100% la probabilidad de sufrir tumores mamarios, ya que esta enfermedad está relacionada con las hormonas sexuales. Si la gata está bien alimentada, no sufrirá retraso en el crecimiento.

La esterilización ayuda a evitar de una forma eficaz y segura el 100% de los embarazos no deseados de nuestra gata, ya que la perra no vuelve a salir a celo (y por tanto a maullar en busca de gato y a estar receptiva ante la presencia de un macho). Sin olvidar que es el método  ideal para evitar la presentación de enfermedades (tales como piometra, tumores y quistes uterinos, tumores mamarios, hiperplasia vaginal, pseudogestación o embarazo psicológico) y el más acertado para evitar que algunas enfermedades hereditarias continúen propagándose.

esterilizar gata

La esterilización también reduce el estrés hormonal que sufren nuestras mascotas al no dejarlas reproducirse, aumentando así su calidad de vida.

En aquellos casos de problemas de comportamiento (como por ejemplo: agresividad, marcaje con orina, etc.) la esterilización es apoyo al tratamiento conductual del animal.

La edad más recomendable para la realización de la cirugía será antes del año de edad o antes del primer celo, ya que los animales se recuperan mejor cuanto más jóvenes sean, se evitan gestaciones no deseadas y se logra reducir la influencia hormonal sobre diversas patologías como tumores de mama en hembras, pudiéndose castrar a cualquier edad realizando una buena revisión pre-quirúrgica de los mismos.

Las gatas castradas necesitan menos energía por lo que se debe controlar la alimentación para evitar que engorden.  Un número pequeño de gatas puede sufrir incontinencia urinaria, un tratamiento adecuado resolverá esta patología.

archivadas en: Blog